martes, 6 de noviembre de 2007

Cine verde -en versión amarilla-


En cada capítulo de Los Simpsons, atrás de cada divertida y desquiciada escena, se esconde una reflexión, una crítica, hasta una descripción de la sociedad occidental, y en muchas ocasiones de la humanidad misma. De manera poco convencional, estos personajes promueven valores universales como la familia, la vida en comunidad, el respeto por el rol social asumido, etc. No pretendo con esto, quitarles la mística que los caracteriza y los hace únicos y deslumbrantes, sino sacar a la luz ciertas ideas que sustentan la trama de la película de Los Simpsons.
El lago Sprinfield, incluso en los capítulos televisivos desde hace ya algunas temporadas, es víctima de desechos industriales, grandes volúmenes de basura y una evidente falta de cuidados. La idealista Lisa (debería ella escribir aquí), junto a un sorpresivo compañero, convence a todos los ciudadanos para que limpien y protejan su valioso lago.
En el mundo real, Organizaciones como Greenpeace, por ejemplo, han llevado adelante campañas de concientización de alto impacto en el intercambio simbólico de nuestras sociedades occidentales, pero que a la larga no han devenido en normas o costumbres que signifiquen una mejora evidente en nuestra relación con el mundo que nos contiene, y del que no podemos escapar. Campañas de reciclaje, de ahorro de agua y energía, y sobre todo de participación ciudadana para afrontar problemáticas tan urgentes como los desmontes en todo Sudamérica o la instalación de pasteras de celulosa sobre el río Uruguay, no son más que cadenas de mails, grandes contenedores de colores ya ausentes en la vía pública o un simple proyecto escolar.
.

Homeros hay más de uno
Volviendo a penetrar en la trama del film, e intentando no dar mayores precisiones por respeto a quienes aún no la han visto, es conveniente advertir el impredecible accionar de Homero, respecto de una nueva adquisición animal, con quien logran contaminar el lago Sprinfield de manera trágica e irreversible.Si bien el caso más resonante en nuestro país en los últimos tiempos es la inmediata puesta en marcha de la producción de la empresa Botnia, en todos los países subdesarrollados y en desarrollo, hay innumerables instalaciones que destinan sus residuos tóxicos al entorno natural que las rodea, deteriorando así la calidad de vida no sólo del hombre, sino de toda la flora y la fauna del lugar. Paralelamente a esto, muchos países reciben grandes sumas de dinero por permitir que fábricas extranjeras alojen en estos países sus residuos altamente contaminantes, situación de Argentina hasta hace pocos años, cuando permitía ingresar a su territorio fluidos tóxicos provenientes de otros países.


Sprinflied es la ciudad más contaminada del planeta, por lo que se la aísla del mundo para que se consuma poco a poco a sí misma. Pero al advertir la culpabilidad de Homero provocan la autoexiliación de la familia. Y dicho sea de paso arriban a un lugar donde se la paga a los pobladores para que permitan que las empresas petroleras de la zona destruyan la belleza natural.
Escenas más, escenas menos, la película de Los Simpsons gira en torno a la necesaria y urgente toma de conciencia y acción para la recuperación y preservación del medio ambiente. De principio a fin, se desarrolla una fuerte crítica a nuestra condición de seres humanos ante la inexistente y obligatoria armonía con la naturaleza.
El pensamiento de un reconocido filósofo latinoamericano, Rodolfo Kush, es propicia para interpretar la finalidad de esta superproducción. El SER, en su ambición de controlar y aprovecharse de la naturaleza, se enajena de ella y la somete a todo tipo de torturas que la consumen y que, por una cuestión de lógica pura, se vuelve hacia su torturador. El ESTAR, en cambio, contempla pacíficamente a la Pachamama y acepta sus condiciones de vida, que en última instancia son las que le permiten desarrollar una vida, una comunidad consolidada y una cultura que resiste las embestidas de otras cientos que buscan penetrarla y utilizarla. El SER destruye su lugar donde estar; el ESTAR permite ser al lugar donde vive.
Ante este escenario hay sólo dos alternativas: o aprendemos a ESTAR o fingimos demencia, tal como le pide Homero a su mascota al momento del castigo.

1 comentario:

Tatiana dijo...

Interesante la relación y reflexión que planteaste Dani, no se me hubiera ocurrido... Muy Bien! Beso! www.tatianasan.blogspot.com

Gracias por ser el visitante